lunes, 15 de enero de 2024

RETO: AUTORES DE LA A A LA Z 2024

 



Otro año más que me apunto al Reto Autores de la A a la Z. ¡Estoy obsesionada con conseguirlo! Se me hace disficilísimo pero muy divertido así que aquí vamos otra vez.

Se trata de completar el abecedario a base de leer autores cuyo apellido corresponda a cada letra. Hay excepciones, ayudas y un sencillo sistema de puntos así que si os interesa y queréis saber más os dejo el enlace de la entrada original. Tenéis hasta el 31 de marzo para decidiros a participar.

ABECEDARIO

A

B

C

D
E

F

G
H
I
J
K

L

M
N
O
P
Q
R

S

T
U
V

W

Z

LETRAS EXTRAORDINARIAS

CH
LL
Ñ
X
Y


¡SUERTE A TOD@S!

miércoles, 10 de enero de 2024

Lady Mcbethad, de Isabelle Schuller


TÍTULO:
Lady Mcbethad

AUTOR: Isabelle Schuller

FECHA DE PUBLICACIÓN: 5 de septiembre de 2023

NÚMERO DE PÁGINAS: 416

EDITORIAL: Umbriel

SAGA: Autoconclusivo


-Sinopsis-

Como hija de un rey destronado y descendiente de druidas ancestrales, Gruoch está llamada a ocupar su lugar en la historia. Cuando era una niña, su abuela vaticinó que algún día sería reina de Escocia. Y años después, cuando se compromete con Duncan, heredero al trono, la profecía parece estar a un paso de convertirse en realidad.
Así, abandona su hogar, a su familia y a su buen amigo MacBethad para viajar al trono de Scone y sellar su nuevo destino. Sin embargo, nada ocurre como Gruoch espera. La corte de Duncan está llena de palabras taimadas y rostros hostiles, de mujeres desesperadas por usurpar su puesto y personas cuyas intenciones son todo un misterio. A medida que se acerca su coronación, un cruel giro del destino obliga a Gruoch a huir de Duncan y a abandonar la capital; ahora está sola y a merced de un viejo enemigo.
Tras haber perdido casi por completo la esperanza de convertirse en reina, hará todo lo posible por sobrevivir, mientras lucha por cumplir el destino que le ha sido vaticinado.


-Mi Opinión-

He de reconocer que esta historia la he empezado con mal pie. Nada más iniciar la lectura nos encontramos con una introducción larga, llena de personajes y vocabulario extraño. Parece que se avecina una historia muy feminista en la que el yugo de los hombres cristianos amenaza la libertad de las paganas empoderadas que hasta ahora lideraban los terrenos de Escocia. Sin embargo, pronto esta promesa y sus expectativas empiezan a desinflarse poco a poco.

La historia comienza con una pequeña Grouch disfrutando de la fe que le han inculcado las mujeres de su familia. Gracias a sus ungüentos, cánticos y rituales conectan con la madre naturaleza y esta les proporciona lo que necesitan para sobrevivir. Un día, la religión cristiana se impone sobre su pueblo y los druidas se ven obligados a convertirse o exiliarse, obligando a la niña y a su madre a rechazar aquello por lo que vivían.

En ese momento, nos hacemos la idea de que el libro buscará recuperar esa "magia" como símbolo de libertad y que servirá como excusa para ofrecernos una historia con más fantasía. Sin embargo, todo esta trama queda relegada únicamente a contextualizar la verdadera premisa: Grouch se convertirá en la reina de Escocia porque su abuela lo profetizó.

Pese a que esto es sobre lo que gira la historia, la verdad es que nunca dijo tal cosa exactamente. Lo que sí que anunció es que sería famosa y que quedaría inmortalizada (más allá de la huella que habitualmente dejaban las reinas en esa época). Es por esto que durante gran parte de la historia pensé que otro hilo conductor de la novela sería darle un girito a esta profecía. Finalmente, que esto no se resolviera de forma clara fue otro de los chascos que me llevé con su lectura.

También llegué a pensar que el objetivo del libro sería reflexionar sobre lo que significa verse obligado a renunciar a tu fe y tus creencias. Durante el inicio, esto se ve muy bien reflejado en el deterioro de la madre de Grouch, la cual se ve condenada a ser algo que no es. Yo personalmente no conectaba en absoluto con ella, ya que a mí las religiones me dan bastante igual y no comprendo como pueden afectar tanto en la vida de una persona. No obstante, confiaba en que la historia tomara este rumbo y me hiciera empatizar con estos temas. Pero no, tampoco ha sido el caso.

Buscándole más protagonismo a la madre de lo que (a toro pasado) realmente tiene también pensé que sería una historia sobre la astucia que las mujeres tenían que desarrollar para gobernar desde las sombras de sus maridos. Pero ya en la página 30 esta premisa comienza a desaparecer cuando la forma de dominar a los hombres resulta ser quedarse embarazada de ellos (como literalmente comenta este personaje)

Así que, con todas estas decepciones y habiendo aceptado en el capítulo 7 que no me había enterado de quienes eran la mitad de los personajes ni que relación tenían, asistí al resto del desbarajuste que es esta novela.

Porque sí, tenemos algunos momentos impactantes y la historia de Grouch no le concede ni un solo respiro. Pero más allá de que no paran de suceder cosas, estas no van a ninguna parte. La chica crece, pero no le veo ningún desarrollo. Ni es especialmente fuerte, ni especialmente inteligente, ni resulta respetada o adorada, más allá de que se le reconoce un buen trabajo como líder siempre y cuando tenga a un hombre de su lado. 

Es cierto que debe tomar decisiones duras y cometer actos cuestionables para sobrevivir, pero eso solo es un camino para colocarla a ella en una posición más favorable y su evolución no supone ningún cambio relevante en los demás. Que si su posición la hubiera tomado finalmente otra chica no habría diferencia ninguna, vaya.

Lo que sí que parece en algunos momentos es que la historia también trata de ser un romance. Y digo "parece" porque a mí no me lo ha parecido en absoluto. Me han caído fatal los tres componentes del trío amoroso:  Macbethad supone un amor muy extraño, inexplicablemente fuerte para lo discreto que empezó y se desarrolló; Grouch tiene una ambición ciega y una arrogancia desmedida con las que son muy difíciles conectar y Duncan directamente es imbécil.

Me hubiera gustado decir que al menos la pluma era buena pero si llego a leer una vez más la expresión "si bien" para darle un aire a escritura de época, creo que me hubiera vuelto loca.

Gracias a la editorial por el envío del ejemplar.


-Puntuación-